Home RESEÑA “Call of Duty: Modern Warfare III”, una reimaginación que destaca por su...

“Call of Duty: Modern Warfare III”, una reimaginación que destaca por su multiplayer

0

A principios de noviembre, “Call of Duty: Modern Warfare III” llegó al mercado, siendo la tercera entrega de esta reimaginación de la trilogía original de “Modern Warfare”, que continúa la historia del juego anterior, “Call of Duty: Modern Warfare II”. Juego que a pesar de ser un éxito en ventas, ha tenido una recepción mixta, ya que muchos quedamos insatisfechos con su campaña más corta que los demás juegos de la saga, pero dejando a sus usuarios algo satisfechos con el modo multijugador.

En su campaña para un solo jugador, volvemos a luchar contra Makarov y su ejército de ultranacionalistas mientras intentan desencadenar una guerra entre Occidente y Rusia. Además de misiones cinemáticas, Modern Warfare III introduce las misiones de combate abierto, una innovación que ofrece muchas formas de jugar y da a los jugadores más libertad de elección, desplegándose en lugares abiertos, eligiendo entre permanecer en la sombra o enfrentar el peligro, todo a elección del jugador.

Pero siendo completamente sincero, aunque aspectos como el nivel de su diseño artístico y sus espectaculares gráficos, su apartado sonoro y trabajo de actores, mantengan la calidad con el “sello Call of Duty”, la historia de la campaña se siente con un nivel de espectacularidad menos deslumbrante de lo habitual, lo que es decepcionante. A pesar de algunos momentos sin duda emocionantes, el guión carece de la épica que vimos en las dos entregas anteriores y, además, dentro de su pobre estructura de misiones bastante convencional, la campaña no logra mantener un agarre sólido.

Todo esto dentro de una campaña muy corta, que ha sido la principal queja de la comunidad, ya que se puede terminar en unas cuatro horas. El tiempo que realmente te deja con la sensación de que lo que jugaste, podría haber sido condensado en un resumen cinemático como prólogo, incluso recordando la frase meme de “esto podría haber sido un correo electrónico”. Punto aparte es la controversia que ha generado la icónica misión “No Russian”, ya que se esperaba que estuviera presente en este juego y lo hace, pero con una con otro nombre y reimaginada. Parte que al igual que toda la campaña, no logra impactar, pasa sin pena ni gloria y es completamente inolvidable al terminarla.

Y junto a otros aspectos del modo multijugador del que hablaré más adelante, se siente resurgir el “fantasma del DLC”, ya que en realidad “Call of Duty: Modern Warfare III” termina pareciendo una especie de expansión de Modern Warfare II. Algo que, según noticias al inicio de su desarrollo, estaba en los primeros planes, pero que luego se descartó. Esto de cierta manera se confirma en el juego, ya que más allá de estos planes originales, la campaña para un solo jugador se siente tan mediocre en general, que casi parece una tarea realizada apresuradamente.

Un apartado multijugador entretenido y recomendable

Como mencioné antes, a pesar de la decepción y la mala experiencia que deja la campaña para un solo jugador, esta se olvida gracias al sólido multijugador, que desde hace mucho tiempo se ha convertido en la parte más importante de un juego de Call of Duty para sus seguidores. “Modern Warfare 3” incluye dieciséis mapas, todos reeditados, y aunque podrían considerarse reciclados, no son malos en absoluto y proporcionan muchas horas de diversión sólida. Los veteranos reconocerán muchos escenarios, pero aquellos que visitan Favela o alguna de las antiguas arenas modernizadas por primera vez, quedarán igualmente fascinados por la jugabilidad, que, aunque no ofrece nada realmente nuevo, está perfeccionada en comparación con el título pasado.

Sin embargo, con un pequeño matiz, ya que parece que esta diversión se debe más a las sólidas bases de Call of Duty que al regreso a uno de los juegos más populares de la serie, lo que igual no es necesariamente malo. Cuando me refiero a las bases fundamentales de COD, hablo de cosas como controles precisos y receptivos, combate rápido y ágil, y muchas explosiones. Ha habido algunos ajustes notables en el juego, como la adición de puntos rojos de vuelta al minimapa, y estás jugando en mapas clásicos que siguen siendo buenos aunque no sean nuevos.

Por supuesto existen pequeños problemas que, por más que el desarrollador intente erradicarlos, siempre estarán presentes debido a la mala costumbre de los jugadores, como la gente acampando en pequeños rincones y disparando a los jugadores que atraviesan una puerta específica durante toda la partida, con las constantes rachas de bajas que pueden hacer que el final de una partida sea miserable si no estás jugando bien. Esta sensación también se siente en partidas desequilibradas, otro problema al que creo que ningún juego en línea, ya sea de disparos en primera persona o no, puede escapar, donde a un equipo le falta uno o incluso dos jugadores que están ausentes o son muy malos, lo que suele resultar en una derrota debido a esta gran desventaja.

Pero como mencioné anteriormente, de cierta manera se siente como un avance del modo multijugador del juego anterior, pero no tan sustancial como para decir que hay diferencias extremas, por lo que de nuevo: “el fantasma del DLC”.

Aunque no todo ya que si buscas novedades, para esto se encuentra el modo Zombie, este año transformado en un mapa de mundo abierto. Modalidad que en sí tiene mucho mérito, pero es imposible no ver la influencia de mecánicas similares a DMZ (similar a la versión zombie de Warzone 2.0, pero con algunas peculiaridades del modo de oleadas). Se trata de un modo de extracción en el que tu escuadrón cae en un mapa lleno de zombis. A medida que avanzas, puedes encontrar armas, mejorarlas y dirigirte hacia el centro del mapa, donde encontrarás zombis más duros y un botín aún mejor. 

Según indican en el detalle del modo en el sitio oficial, tus principales tareas, además de sobrevivir a las hordas de zombis y las maquinaciones del grupo PMC Terminus Outcomes, son: Operación Deadbolt: explora un mundo abierto en busca de adquisiciones y esquemas valiosos. Un mundo de oportunidades: completa contratos para ganar esencia, recolectar adquisiciones y cumplir misiones para descubrir qué está ocurriendo realmente en la zona de exclusión. Asegurar y extraer: También es crucial saber cuándo la situación en el terreno se torna ventajosa e insostenible. Sumérgete y colabora con otros jugadores para completar los objetivos de misión más difíciles y extraer antes de sentirte abrumado.

Los modos de juego del apartado multiplayer de “Call of Duty: Modern Warfare III”, son los siguientes.

Modos de juego 3v3v3 donde tres equipos se enfrentan cara a cara por rondas. El primer equipo en ganar el límite de rondas establecido será el vencedor. Durante cada ronda, cada jugador solo tiene una vida.

6v6, donde hay disponibles los siguientes modos de juego: Duelo por equipos, Dominio, Buscar y destruir, Baja confirmada, Contra todos, Punto Caliente, Control, Guerra y Juego de armas.

32v32 con estos modos disponibles: Guerra terrestre, que es un modo de batalla a gran escala protagonizado por vehículos e Invasión, modo de batalla masivo y caótico que combina jugadores reales con jugadores de la IA.

Y en algo que personalmente me molesta un poco, pero que ya definitivamente creo debemos aceptar porque tampoco es algo que sea obligatorio y se puede pasar por alto, es su sistema de progresión. Crítica que creo muchos compartimos y que apunta a que tiene una gran falta de distinción entre juegos free to play y un alto tiempo de dedicación, para poder desbloquear las recompensas, a menos que obviamente, saques la billetera.

Un funcionamiento sólido

Y respecto a su funcionamiento, debo decir que en la versión de Xbox Series S, que es la que amablemente Activision nos envió para reseñar, “Call of Duty: Modern Warfare III” anda muy bien. Incluso, entrega la posibilidad de correr el juego en 120 fps, lo que es una delicia para quienes tenemos monitores que soporten esa cantidad de hertz. 

Pero debo hacer una advertencia para quienes recién se adentran en la saga Call of Duty o vuelven después de muchos años de no jugar un título de la saga. Esta es que desde hace un tiempo, los juegos de la franquicia se agrupan en una aplicación llamada Call of Duty HQ, que permite acceder a varios de ellos y en este caso en particular, “Call of Duty: Modern Warfare III” pide una descarga de más de 200 GB. Tamaño que baja si uno personaliza la instalación y solo elige lo que quiere jugar, pero que aún así es más de 100GB, que en realidad se volvió el estándar de los nuevos lanzamientos y es algo a lo que nos tendremos que acostumbrar.

Cabe destacar además que el juego cuenta con doblaje al español latino y como los anteriores “Call of Duty”, se puede utilizar mouse y teclado, lo que agradecemos quienes nos cuesta jugar shooters con control.

Acá pueden ver un video que armé con capturas tomadas desde mi consola, mientras juego la campaña y me pasan matando en el multilayer.

En resumen, quizás “Call of Duty: Modern Warfare III” no se sea el mejor Call of Duty que se haya visto, pensando en su corta campaña que es una decepción o siendo quisquillosos, pensando en este modo zombies donde los cambian de piel, pero solo para ponerse la de DMZ. Sin embargo, no todo es malo ya que el impacto audiovisual es notable, se destaca el control del juego y el regreso de personajes carismáticos, lo que junto a los mapas reimaginados, entrega un efecto de nostalgia. 

Pero sobre todo, la jugabilidad funciona de maravilla y además, en el lanzamiento no hubo rastro de los problemas técnicos vistos con el predecesor. Al final, todo esto transforma a Modern Warfare III en un juego que los fans de la saga disfrutarán igual, principalmente en su apartado multiplayer, como es clásico desde hace décadas.

SIN COMENTARIOS

Deja un comentario

Por favor, escribe un comentario
Ingresa tu nombre