More

    Así se puede prevenir el Alzheimer según candidato chileno al Premio Nobel de medicina

    El candidato chileno al Premio Nobel de Medicina explica factores de riesgo modificables para prevenir esta patología: hábitos saludables, educación y vida social activa, entre otros. Además, detalla el nuevo examen que creó y que permite mediante una muestra de sangre detectar de forma temprana la posibilidad de desarrollar la enfermedad, incluso años antes que se presenten los primeros síntomas. 

    Por: Ernesto Garratt (publicado originalmente en https://www.lared.cl/2022/noticias/los-factores-de-prevencion-del-alzheimer-segun-el-doctor-ricardo-maccioni)

     El neurocientífico Ricardo Maccioni, nominado al Nobel de Medicina por sus aportes en la investigación del Alzheimer, explica en qué consiste su nuevo hito en la lucha contra esta enfermedad. Recordemos que entre sus  hallazgos más relevantes está el descubrimiento de la quinasa dependiente de ciclina 5 (Cdk5), una enzima que influye en la aparición de enfermedades neurodegenerativas; así como también la participación de la proteína tau en dichas enfermedades, especialmente en el Alzheimer. De hecho, el año pasado obtuvo dos nominaciones al Premio Nobel de Medicina, otorgadas por los jueces del Instituto Karolinska.

    El nuevo avance por parte de Ricardo Maccioni consiste en la creación de un examen que permite, mediante una muestra de sangre, detectar de forma temprana la posibilidad de desarrollar Alzheimer, incluso años antes que se presenten los primeros síntomas. Se trata del examen conocido como Alz Tau:  

    “Podemos afirmar que lo que estamos viendo dentro de la plaqueta es lo mismo que está ocurriendo a nivel neuronal. Por lo tanto, si encontramos alguna alteración patológica en la plaqueta, nos daría una indicación que algo patológico está ocurriendo en el cerebro del paciente”, dice el neurocientífico y agrega: “Los procesos patológicos a nivel molecular pueden iniciarse con bastante antelación a la expresión de los primeros síntomas”. 

    Desde hace seis meses, el sistema de salud chileno cuenta entonces con un examen único en el mundo. Se trata de una tecnología que, con solo una muestra de sangre del paciente, permite detectar procesos patológicos a nivel molecular que podrían derivar en la enfermedad de Alzheimer.

    Porque a diferencia del clásico test de antaño,  sumamente invasivo, ahora solo basta justamente una muestra de sangre del paciente. “Hay un test de hace 20 años atrás. Se basa en una punción lumbar que es invasiva y es un test muy preciso, muy valioso, pero es invasivo. Y siempre fue siempre la idea de generar un test no invasivo”, cuenta el facultativo sobre este cambio fundamental para comenzar a prevenir el Alzheimer. 

    Después de medio año de uso de este test, hay algunas conclusiones. “Se sabe que el 40 por ciento de los factores de riesgo que pueden llevar a estas alteraciones patológicas son controlables. Estos son modificables por el ser humano y por lo tanto, le estamos dando una información valiosísima al paciente en cuanto a intervenir con medidas preventivas. En esa medida, permiten controlar los 12 factores de riesgo ya detectado y publicado, no solamente por nuestro grupo, sino que recién apareció en una importante revista de medicina”. 

    -¿Cuáles son estos factores de riesgo, doctor?

    Pero dentro de los factores de riesgo están en primer lugar una nutrición inadecuada. Una de las causas del Alzheimer son disfunciones de regulación metabólica que van por el lado de la nutrición. Y hay que preocuparse también del entrenamiento intelectual. La educación. Se ha visto que la gente que tiene menor nivel de educación tiene más riesgos que personas de mayor nivel de educación y que leen constantemente, que están más informada y que  hacen trabajo intelectual a diario. Esa persona que genera una reserva cognitiva y si hay cualquier tipo de alteración patológica la va a controlar bien porque tiene una reserva. O sea, puede tener una pérdida y le va a compensar con esa reserva. Entonces, ese momento en que la educación es algo muy importante, también el tener cuidado, por ejemplo, de ciertos tóxicos como el tabaco. Ese es un elemento que definitivamente es un riesgo importante para una enfermedad como el Alzheimer. En general son estilos de vida mantener cierto estilo de vida saludable que implican el consumo de drogas o no consumo de drogas del todo, cuidarse con medicamentos, el tabaco. También es cierto como un elemento tóxico en el organismo. Por otro lado, enfermedades como la diabetes también hace que la persona sea propensa a fumar. Si hay una serie de factores de riesgo que se pueden controlarnos en la medida que los tengamos controlado, vamos a frenar la posibilidad de una enfermedad como el Alzheimer. La vida social, por ejemplo, es muy importante. Personas que viven muy aisladas, poco empáticas, tienen mayor tendencia a desarrollar el Alzheimer que la persona que tiene una vida social muy activa. 

    -O sea, menos educación, menos acceso a estilo de vida saludables, es decir, al parecer el Alzheimer estaría más presente en personas que no tienen acceso justamente a ese tipo de nivel de vida… ¿los pobres?

    –Esto es debido lógico que relacionen con el estrato social de la persona, pero evidentemente lo que tú dices es cierto en el sentido de que eso ya obedece al tema de políticas públicas. Entramos al área de las políticas públicas para controlar una enfermedad como ésta y trabajar duro. El tema de la prevención y eso es igual para personas de mayor nivel socioeconómico y para los que no. De hecho, nosotros estamos trabajando en el grupo de los más vulnerables, ayudándolos también con conferencias, con educación en tema de salud para prevenir enfermedades como el Alzheimer. O sea, hay que hacer un trabajo duro a ese nivel. Yo creo que en el futuro las políticas públicas debieran estar orientadas en esa dirección, porque es una pandemia. El Alzheimer no es algo menor en nuestro grupo de investigación. Hay que trabajar duro en relación a aplanar la curva de crecimiento del Alzheimer, que es exponencial cada 20 años. Y en este momento estamos en Chile, cerca de 150 mil pacientes y podemos llegar de aquí al año 2030 fácilmente bordeando los 500 mil medio millón de personas. ¿Y si a esto lo multiplicas por cinco por el entorno familiar? ¿Cuánto son 500000 y multiplicado por cinco? Dos millones y medio de personas en Chile estarían sufriendo el impacto del Alzheimer. El cuidador del paciente de Alzheimer es alguien que está absolutamente desprovisto de toda ayuda. No hay ninguna política pública ni leyes que le favorezcan. No hay financiamiento por debajo. Como cuidador, por ejemplo, se enferma la mamá de Alzheimer y la hija que es médico o es abogado, tiene que dejar su trabajo. Dejar el trabajo, porque el cuidador es full time todo el día y toda la noche. Entonces eso tiene impacto económico alto. Y en ese sentido, el costo económico para los países es enorme. En Chile no hay cálculo exacto, pero yo te puedo decir que en Estados Unidos el cálculo reciente es que si se lograra obtener un marcador como el nuestro de elección temprana de Alzheimer, Estados Unidos se ahorraría 7.9 trillones de dólares. Por eso la importancia de la detección temprana

    – En el año pasado,  participó en un seminario llamado Los colores del Alzheimer, justamente orientado a los cuidadores de los pacientes en esta enfermedad. Además de lo que ya añadimos, ¿qué otras necesidades pueden necesitar justamente este grupo de cuidadores, este grupo tan esencial y ha sido invisibilizado de alguna manera de las políticas públicas?

    – Claro, totalmente en sí invisibilizado y necesitan algún tipo de apoyo a la tarea. Qué buscar ahí en lo cierto, algún mecanismo económico de compensarlo. Es lo que pasa con la dueña de casa. Lo mismo es un trabajo full time, pero que no tiene remuneración y no tiene reconocimiento. O sea, hay alguna manera de generar los mecanismos legales…Yo no soy experto en eso como para poder proteger a esa gente y que muchas veces el cuidador se enferma tanto o pierde y fallecen antes que el enfermo de Alzheimer. Eso es lo peor, que fallece el cuidador.

    – Hay un tema de salud mental en el cuidador…

    – Claro, porque el nivel de estrés es altísimo, soportando el nivel de estrés en forma continua, de estrés crónico. No es fácil de sobrellevar. Eso yo creo que tiene que ser atención de los sistemas de salud o salud pública. Era una enfermedad que es de este grado invasiva, cierto, y que va creciendo y creciendo.

    – Sobre el test, el test al que es un test muy innovador y que creo que ya y corrígeme si me equivoco, ha sido testeado, está disponible desde hace 6 meses. En ese sentido, usted me podría decir y comentar algunos resultados o tendencia que arrojaría el uso de este test en estos últimos 6 meses entre pacientes chilenos.

    –El test fue probado a través de varios ensayos clínicos, no sólo en Chile, en Estados Unidos y en Europa. Antes de poder lanzarse fue absolutamente responsable y se está haciendo el test en el Hospital de la Fuerza Aérea. Y en 6 meses de experiencia porque esto pasó en junio, tenemos alrededor de 396 test que se han hecho hasta el día de hoy y un número bastante significativo de pacientes que se han sometido inmediatamente a lo que se llama terapia preventiva. Sí, y hay una serie de medidas para eso. Muchísimo. Desde la estimulación cognitiva, cambios de estilo de vida, como el ejercicio, por ejemplo, es muy importante la vida social y  la terapia hiperbárica. La medicina hiperbárica ha mostrado tener efectos positivos en pacientes que están con una serie inicial en cuanto a frenar su avance. Entonces hay medida en cuanto a cambios de estilo de vida por una parte y por otro lado, ciertos dispositivos médicos y terapias como la terapia hiperbárica, la estimulación cognitiva y otras que ayudan al paciente a frenar el avance de la enfermedad cuando ya está diagnosticado. Pero cuando no está diagnosticado es importante la prevención.

    -En 50 años de carrera como científico, como investigador, ¿cuáles han sido los principales obstáculos que ha debido superar justamente para llegar a este nivel de conocimiento en el estudio de esta enfermedad?

    – Bueno, yo trabajé un tiempo en Estados Unidos e hicimos el descubrimiento de la proteína Tau. Me acuerdo de que yo comencé en los años 70s. Y en ese entonces logramos algunos hallazgos importantes que fueron seguidos por años de investigación en Estados Unidos. Y al llegar a Chile,  quería de alguna manera contribuir al fortalecimiento de la ciencia en el país. Pero evidentemente que la disponibilidad de recursos para llevar a cabo todas nuestras ideas y nuestro proyecto, ha sido extremadamente limitado. Todo eso crea un grado de dificultad cuando tienes ciertos proyectos. Esta idea para llevar a cabo y no las puede llevar a cabo todo uno tiene que priorizar. Hago esto y no lo otro. ¿Me entiende? Y eso es una limitante importante para el nivel de base que podíamos haber logrado. 

    Últimos artículos

    Artículos relacionados

    Deja un comentario

    Por favor, escribe un comentario
    Ingresa tu nombre