Home RESEÑA “System Shock”, una excelente reimaginación del clásico cyberpunk

“System Shock”, una excelente reimaginación del clásico cyberpunk

0

Aunque la nostalgia a veces lleve a negarnos como gamers veteranos, hay títulos clásicos que siempre es bueno tengan una revisión con gráficos actuales, ya sea por medio de un remaster o remake. De hecho, muchos jugadores piden que esto sea llevado a cabo en ciertos juegos, lo que parte de la comunidad que ha disfrutado “System Shock”, un clásico del cyberpunk y precursor del género inmersivo que fue lanzado en el año 1994, han pedido durante décadas. Videojuego que entregando una experiencia con mucha acción y aventura en primera persona, presenta una historia que se desarrolla en un futuro distópico, donde las corporaciones controlan todos los aspectos de la vida.

Gracias a aquello y en ser uno de los pioneros en su jugabilidad, la cual permite interactuar con el entorno de forma realista, piratear sistemas informáticos, resolver puzles y enfrentarte a enemigos usando una variedad de armas y habilidades, “System Shock” enamoró a muchos gamers al explorar además temas como la inteligencia artificial, la ética y la transhumanidad. 

Y a finales de mayo de 2023 se lanzó para PC “System Shock Remake”, juego que un año después de llegar a esa plataforma, ahora ha sido portado a las consolas PlayStation 4, PlayStation 5, Xbox One y Xbox Series X|S. Versión que he podido disfrutar en justamente esta última, la Series S, entregando todo lo que se prometió desde su anuncio, principalmente al capturar la esencia del juego original, a la vez que lo actualiza con gráficos de alta definición, controles modernos, una interfaz renovada y nuevos sonidos y música. 

Historia Cyberpunk de tomo y lomo desde los años 90, ahora renovada

Ambientado en el año 2072, “System Shock Remake” te pone en la piel de un hacker que despierta en la estación espacial Citadel tras una operación de cyberjacking. Lugar donde todo se desmorona inevitablemente ya que una inteligencia artificial sin barreras morales, que tiene a su disposición el poder y la capacidad computacional de toda la estación espacial, causa estragos en los fríos pasillos de la Citadel, más allá de lo que cualquier sistema de inteligencia podría lograr. Shodan, la IA en cuestión, rápidamente decide que los humanos son solo gusanos, larvas inmundas que deben ser exterminadas en su mayoría, y convertir al resto en esclavos sin pensamiento propio que la veneren como a una diosa madre. Y en toda la estación, desafortunadamente, solo queda nuestro protagonista como la única persona con sus facultades intactas y que sea capaz de impedir que esta malvada entidad destruya a la humanidad.

Enemigo que se ha ganado su lugar entre los villanos más memorables de los videojuegos, ya que su implementación en el juego fue impresionante hace años y sigue siendo efectiva hoy en día. Las cámaras omnipresentes, que te observan con su ojo rojo y producen una inquietante sensación en la nuca, junto a los registros de audio encontrados que narran la caída de la Citadel, te mantienen alerta y entregan un ambiente de terror mientras juegas. System Shock desata, en las entrañas de la estación espacial, un juego del gato y el ratón, desencadenando una desesperada lucha por la supervivencia, que no es nada fácil de ganar.

Trama que se mantiene casi igual que la del juego de 1994 en “System Shock Remake” y que implementa un nuevo final que mejora el enfrentamiento con Shodan. Y si nunca habías escuchado de este, seguramente te asombrará que sea una historia que el año 2024 se mantenga vigente y más que nunca, con la vertiginosa irrupción de la Inteligencia Artificial en nuestras vidas. En este aspecto “System Shock Remake” no decepciona, ya que aunque se va a la segura al usar la misma base narrativa, la ajusta a su reimaginación de excelente manera.

Una jugabilidad noventera, conciertos ajustes pensados en la generación actual, de gamers y consolas

La naturaleza inmersiva de “System Shock” se mantiene fiel en esta nueva versión, donde los jugadores deben explorar e interactuar con el entorno para progresar. Al igual que en el original, el juego implica encontrar elementos clave, escuchar pistas de audio, luchar contra enemigos y desbloquear puertas para avanzar, evocando los elementos de diseño de juegos clásicos. Tanto es así que, al igual que en muchos juegos de aquellos años, volví a recurrir a métodos que usaba cuando resolvía acertijos de niño, como tomar notas para recordar información crucial. Esto puede resultar frustrante para los gamers jóvenes actuales, pero al final, lo aprecio por el exigente nivel de dificultad que propone el juego.

Cabe destacar que el sistema de puntos de control del juego impacta significativamente la experiencia del jugador que experimentó el original, ya que la falta estos era un sello distintivo de sus raíces en los 90, donde los finales aleatorios y aparentemente arbitrarios podían ser frustrantes. Estos momentos ocurrían sin previo aviso y obligaban a los jugadores a reiniciar desde puntos de guardado anteriores, lo que se entiende sea “mejorado” con este nuevo sistema, ya que puede significar en que las sesiones de juego sean algo tediosas para los jugadores actuales.

Por supuesto, no puede faltar la acción y el combate, elementos que “System Shock Remake” presenta con la implementación de una variedad de enemigos. Cada enemigo requiere diferentes tipos de munición y tácticas, y el combate no solo es más frecuente de lo esperado, sino también profundamente estratégico. Esta dinámica aumenta la intensidad general y los elementos de terror de supervivencia del juego, convirtiéndolo en una experiencia gratificante y satisfactoria a pesar de su naturaleza desafiante.

Las características principales del remake para consolas son, además de desvelar la escalofriante historia del ascenso de Shodan y explora los misterios de Citadel Station, desentrañando la verdad de este atmosférico mundo de ciencia ficción, enfrentarse a peligrosas trampas, puzles y una legión de criaturas hostiles y mutantes creadas y controladas por la propia Shodan. Además es posible elegir entre un protagonista Hacker masculino o femenino y los controles del juego han sido rediseñados para los mandos de PlayStation y Xbox.

Un viaje visual y sonoro nostálgico con un toque artístico moderno 

Como era esperable, entre lo más llamativo del remake de “System Shock” es su salto visual significativo, en esta versión para consolas entregando imágenes de hasta 4K 60FPS en PlayStation 5 y Xbox Series X. Y aunque no llegue a generar el hiperrealismo y la excelencia gráfica de juegos con presupuestos AAA, ofrece una experiencia gráfica refrescante y atractiva que además, respeta la esencia del clásico.

En su desarrollo, el departamento artístico de ese remake presenta una Citadel espacial completamente renovada, con cada zona diferenciada por su diseño, iluminación y estética. Por ejemplo, la cubierta ejecutiva, con sus paneles de madera exótica, contrasta con las paredes de acero expuestas de la sala de máquinas, mientras que el piso de investigación se distingue por su paleta de colores azul-rojo. Y más allá de la variedad de entornos, el juego se atreve con una paleta de colores vibrante, incluso rozando lo llamativo. 

Una elección que aporta al toque de punk de ciencia ficción que siempre entregó el original y que encaja a la perfección con la atmósfera del juego. Además, la atención al detalle es notable en cada rincón de la Citadel ya que desde los paneles de las paredes, con sus complejos dispositivos mecánicos, hasta tazas cuadradas, sacadas directamente de un shooter de finales del siglo pasado, te hipnotizan e incluso o añaden un toque de nostalgia y encanto.

En este aspecto, debes olvidarte de los gráficos poligonales del juego original, ya que el remake de “System Shock” utiliza el motor Unreal Engine 4 para crear entornos espaciales atrayentes, con texturas nítidas, iluminación dinámica y efectos visuales por momentos impresionantes. Los enemigos y las armas conservan su estilo retro original, pero también tienen un toque de modernidad que los hace ver más atractivos. 

Y respecto a su funcionamiento en la versión que jugué, la de la consola Xbox Series S, se mantuvo en alrededor de los 60 FPS prometidos, aunque se sentían algunas bajas y cambios a 30 en algunas animaciones o cinemáticas y no tuve ningún problema de bugs o crasheos. Para demostrar su funcionamiento en esta plataforma, dejo un corto video capturado en mi consola y otro con el siempre impecable trabajo de comparación entre versiones de Digital Foundry.

La experiencia sonora del remake se ha mejorado notablemente con nuevos efectos de sonido y pistas de música inéditas. Los sonidos ambientales son envolventes y realistas, mientras que la música crea una atmósfera tensa y emocionante que te atrapa desde el primer momento. Además se nota que las grabaciones de sonido fueron meticulosamente preparadas y cuentan además con Terri Brosius, la voz icónica de Shodan que hizo inolvidables los dos primeros juegos. Artista que regresó al estudio y logró llevar al personaje a la nueva generación de manera magistral.

Y acerca de su localización, en nuestro caso el remake llega a consolas con las voces en inglés y los correspondientes subtítulos en español.

Para terminar, creo que “System Shock Remake” es definitivamente un viaje nostálgico con un toque moderno. Ofrece una experiencia visual atractiva, una jugabilidad desafiante y una atmósfera cyberpunk envolvente que lo convierten en una opción imprescindible para los fanáticos del original y para los amantes de los juegos de acción y aventura con cierto toque retro.

“System Shock Remake” ya está a la venta en formato digital para PlayStation 4|5 y Xbox One y Series X|S, y en formato físico para consolas de actual generación en tiendas locales.

SIN COMENTARIOS

Deja un comentario

Por favor, escribe un comentario
Ingresa tu nombre